Nuevo Proyecto …

FELIZ AÑO NUEVO A TODOS : Regresamos con las historias : )

Así que comenze un nuevo viaje me di cuenta que mi pasión no era solo la fotografía la encuadernación ha sido también algo que me ha apasionado.

Caminando al otro lado del mar, me encontre con nuevas técnicas, el viejo mundo está lleno de cosas fasinantes que no encuentras en América con facilidad.

Ese fué el caso en el arte de la encuadernación, luego de conocer a dos maestros, uno en Fracia y el otro en Londres, ambos increibles en lo que se refiere a la técnica en cuero, quise hacer algo similar pero no igual, su arte me contagio de nuevas ideas.

Asi junto a mi compañero de trabajo  se nos ocurrio hacer una coleccion de marmolados y cueros que dio como resultado una magnífica colección de 20 cuadernos hermosos.

broches

El marmolado o Ebru es una técnica arabe que se utiliza para realizar patrones con tinta sobre el agua y luego pasar lo  a un pliego de papel.

En europa puedes conseguir muchos papeles y materiales para poder realizar la tècnica pero en América no están disponibles todos los materiales en especial el “trabacanto”  que ayuda a poder hacer los patrones en agua.

Al no tener disponible ese producto utilice pinturas viejas dentro de los sprays de lata, este producto al ser de secado rápido no me permite manipularlo con libertad asi que los patrones que se hacen son irrepetibles.

broche 3broche 1broche 6 broche 5broches 13 broches 16

Recuerda que puedes encontrar más historias en facebook/PandaWicked  o  en 500PX .

Hasta la proxima entrada, el 15 de enero  =)

Creative Commons License

V.”miel” Mora. P. by Pandawicked Photography is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.
Permissions beyond the scope of this license may be available at https://pandawicked.wordpress.com/.

s.

Anuncios

La guitarra y su musico

                                                                                                                                                                                                                                                                     “(…)Llora por cosas
lejanas.
Arena del Sur caliente
que pide camelias blancas.
Llora flecha sin blanco,
la tarde sin mañana,
y el primer pájaro muerto
sobre la rama.
¡Oh, guitarra!
Corazón malherido
por cinco espadas.”

-Extracto del poema de F.Lorca sobre la guitarra

A través de el tiempo me he dado cuenta que tengo una colección increíble de intérpretes de guitarras, uno de los instrumentos favoritos por su versatilidad, ya que cuenta con todos los recursos para poder llevar al oyente vivir lo que su intérprete desea transmitir.

Quién no ha llorado con una guitarra, tanto aquellos que han tenido la oportunidad de aprender a tocar tan noble instrumento, como aquellos que nos deleitamos cuando algunos diestros dedos tocan con firmeza sus cuerdas.

No es necesario que este acompañada, ya que sus notas por si solas poseen una fortaleza capaz de traspasar lenguajes, y dificultares físicas para  poder llevar su mensaje entre notas.

Grande de la música tal vez nunca hubiera surgido si no hubiera sido gracias a ella, muchos les he oído decir que “la guitarra es como una mujer”, no solo su cuerpo se asemeja a una de ellas, si no también la forma en que se debe tocar. Como todo hay muchos tipos de mujeres, por tanto muchas formas de interpretar le.

Existen desde las  más clásicas hasta las más modernas en acústico, todas en variedad de colores, tonos y sabores, pero son pocos lo que yo pueda decir que han logrado darles vida a estas mujeres de madera.

Para mi en lo personal el sonido de una guitarra me trae recuerdos de una época de mi vida que fue difícil pero gracias a su música, y la compañía de cinco grandes amigos, mas de una vez pude sonreír.

Entre la guitarra y su intérprete siempre he sentido un baile entre ellos, es una química que se logra no solo ver si no que tambièn sentir en cada nota, aquellos que logran esta intimidad con ella son aquellos que han logrado ser uno con esta mujer de madera.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Para más fotos pueden visitar:

PandaWicked en 500px

Creative Commons License
Pandawicked by Miel. Mora is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivs 3.0 Unported License.

El rey de los ojos tristes.

La mirada melancólica encierra la más grande de las bellas tristezas”- Anónimo

Escondido entre los grandes árboles de concreto, en los lindes de la selva de asfalto y animales mecánicos, entre los rugidos de los taxis, buses, carros, se esconde un pequeño  mundo casi  olvidado por  Costa Rica.

Entre barrotes de hierro y espacios reducidos, protegidos en micro ambientes de las crueldades del mundo de concreto que les rodea, se mantiene en pie el zoológico capitalino Simón Bolívar. Construido ya hace un siglo este zoológico

Hoy en día a sus 96 años este zoológico se ha convertido más en un centro de acopio de especies decomisadas por los traficantes de vida silvestre y otros por el decomiso de los mismos en complejos habitacionales, además de aquellos que han topado con el infortunio de herirse con el ambiente que hemos creado para nuestra sobrevivencia.

Repasando está cárcel natural, miraba afligida como su infraestructura deteriorada y reducida ya no suple las necesidades de un mundo  sumergido en la modernidad, dejando estos sitios a merced del tiempo. Este zoológico se ha ido convirtiendo poco a poco  en la última esperanza de aquellos animales que  aun luego de algún “accidente”  logra sobrevivir, pero no podrían en su habitad.

Entre todos los animales escondidos en este recinto, está el más triste de todos los reyes. En  una jaula de tal vez unos  veinte metros cuadrados,  resguardado entre barrotes de color azul, yace  una mesa larga degastada de madera, que apenas soporta el  enorme peso del  único león dentro de la capital, su nombre es Kivú.

Kivú el rey triste del Simón Bolivar.

Grandes ojos amarillos  de largas pestañas asoman en su felino rostro, además una hermosa melena de color caramelo cubre su singular figura. Kivú es el rey con los ojos más triste que he observado en toda mi vida. Pasa sus días en aquella pequeña jaula de barrotes azules, acostando de espalda sobre su mesa, no dejando ver su rostro a los visitantes salvo por algunos instantes como para demostrar que está vivo. Los años ya pesan en él, sin su compañera la tristeza parece que ha tomado mas fuerzas en él.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Creative Commons License
Pandawicked by Miel. Mora is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivs 3.0 Unported License.

Más fotografía visitar :
Pandawicked en 500px