El rey de los ojos tristes.

La mirada melancólica encierra la más grande de las bellas tristezas”- Anónimo

Escondido entre los grandes árboles de concreto, en los lindes de la selva de asfalto y animales mecánicos, entre los rugidos de los taxis, buses, carros, se esconde un pequeño  mundo casi  olvidado por  Costa Rica.

Entre barrotes de hierro y espacios reducidos, protegidos en micro ambientes de las crueldades del mundo de concreto que les rodea, se mantiene en pie el zoológico capitalino Simón Bolívar. Construido ya hace un siglo este zoológico

Hoy en día a sus 96 años este zoológico se ha convertido más en un centro de acopio de especies decomisadas por los traficantes de vida silvestre y otros por el decomiso de los mismos en complejos habitacionales, además de aquellos que han topado con el infortunio de herirse con el ambiente que hemos creado para nuestra sobrevivencia.

Repasando está cárcel natural, miraba afligida como su infraestructura deteriorada y reducida ya no suple las necesidades de un mundo  sumergido en la modernidad, dejando estos sitios a merced del tiempo. Este zoológico se ha ido convirtiendo poco a poco  en la última esperanza de aquellos animales que  aun luego de algún “accidente”  logra sobrevivir, pero no podrían en su habitad.

Entre todos los animales escondidos en este recinto, está el más triste de todos los reyes. En  una jaula de tal vez unos  veinte metros cuadrados,  resguardado entre barrotes de color azul, yace  una mesa larga degastada de madera, que apenas soporta el  enorme peso del  único león dentro de la capital, su nombre es Kivú.

Kivú el rey triste del Simón Bolivar.

Grandes ojos amarillos  de largas pestañas asoman en su felino rostro, además una hermosa melena de color caramelo cubre su singular figura. Kivú es el rey con los ojos más triste que he observado en toda mi vida. Pasa sus días en aquella pequeña jaula de barrotes azules, acostando de espalda sobre su mesa, no dejando ver su rostro a los visitantes salvo por algunos instantes como para demostrar que está vivo. Los años ya pesan en él, sin su compañera la tristeza parece que ha tomado mas fuerzas en él.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Creative Commons License
Pandawicked by Miel. Mora is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivs 3.0 Unported License.

Más fotografía visitar :
Pandawicked en 500px

Anuncios

3 pensamientos en “El rey de los ojos tristes.

  1. Muy buen disparo…, una fotografía bellísima…, una triste historia para un Rey, El hombre puede ser muy cruel con la naturaleza, con los animales y sus congéneres…, veo que también caminas por las calles de la vida…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s